Pablo Altimiras: “SQM es mucho más que Litio”

El nuevo Gerente General de los Negocios de Yodo Nutrición Vegetal y Químico Industriales en SQM, compartió su trayectoria en la compañía y su visión optimista para el futuro de Nitratos Yodo. Con una trayectoria que se remonta a más de 16 años en SQM, Altimiras destaca la importancia del trabajo en equipo y la innovación para enfrentar los desafíos de una industria histórica que está contribuyendo activamente al desarrollo humano.

Cuéntenos de su historia en SQM y del cargo que recientemente asumió: ¿Cómo fue el camino para llegar a la actual gerencia?

Ha sido una historia muy entretenida, muy desafiante. He pasado por distintas cosas y hoy día mi cargo actual, que es la Gerencia General de los Negocios de Yodo Nutrición Vegetal y Químico Industriales. 

Si tuviera que decir cómo llegué acá, diría que gracias a que la compañía da oportunidades para crecer. Creo firmemente que cuando uno quiere capturar esas oportunidades, se puede.

¿Cuál es su visión sobre el negocio de nitratos yodo? 

La visión que tengo de los negocios de yodo, fertilizantes, nutrición vegetal y químico industriales, conocidos como nitratos yodo, es optimista, porque el yodo, y también nuestro fertilizantes de especialidad, participan en industrias que son claves para para la sostenibilidad del mundo entero. El yodo desempeña un rol importante en diversas industrias: tecnología, medicina y producción de alimentos sustentables. Por lo tanto creo que el futuro es muy positivo.

¿Cuál es el sello que pretende imprimirle a la nueva organización?

Yo pienso que lo primero es ejercer un liderazgo que sea visible. Creo mucho en el compartir con las personas, porque así se produce un proceso de aprendizaje mutuo.

Segundo, promover el trabajo en equipo, ya que nos permitirá afrontar todos los desafíos que tenemos por delante

Y en tercer lugar, atrevernos a hacer cosas nuevas y hacer otros negocios.

Para los que sólo conocen acerca de SQM por el Litio: ¿Podría contarles a qué se dedica nitratos yodo? ¿Cuáles son sus principales productos? 

En los últimos años la compañía ha sido más conocida por el litio. Es espectacular lo que nos ha pasado con el litio y creo que la compañía ha sido muy inteligente en ir a capturar esa oportunidad.

Sin embargo, SQM es mucho más que el litio, y de hecho el negocio que yo tengo a cargo es el negocio histórico que partió mucho antes que el litio y en el que hoy somos líderes. 

Somos por lejos el productor más grande a nivel mundial: tenemos cerca un 35% de participación de mercado, y en el caso de nutrición vegetal, donde nuestro producto estrella es el nitrato potasio, tenemos una participación cercana al 45% a nivel mundial.

También te puede interesar:   [Video|entrevista] Hermann González, de Clapes UC: "Poco a poco nos hemos ido quedando atrás en la producción de litio"

¿Dónde están ubicadas sus operaciones?

En la Región de Tarapacá está Nueva Victoria, que es la faena que de producción de yodo más importante que existe en el mundo, con cerca de 12.000 toneladas por año.

Y después en la región de Antofagasta tenemos las faenas de Coya Sur, que es una faena industrial que procesa sales ricas de nitrato y produce todos los fertilizantes y los nutrientes vegetales que comercializamos a nivel global. 

Y finalmente esta Pampa Blanca, también en la región de Antofagasta, que es una faena que abrimos a comienzos del año pasado y que tiene una perspectiva de crecimiento muy interesante.

Me gustaría agregar que una de las gracias que tenemos, es que nosotros estamos integrados desde el inicio de la producción: desde la exploración minera, la producción, la logística y la venta final. Nuestro modelo de negocios incluye toda la cadena de valor y creo que eso es un elemento distintivo.

¿Cuáles son las formas como los Nitratos y el Yodo contribuyen al desarrollo humano y a los desafíos del mundo? 

Nosotros nos sentimos muy orgullosos de lo que hacemos porque creemos firmemente que el yodo y los nitratos tienen un impacto en lo que el mundo necesita hoy día y que de alguna manera aporta un granito de arena a los grandes desafíos que tiene el mundo. 

El yodo se ocupa para muchas aplicaciones. Por ejemplo, una de las más importantes es en estos exámenes que uno se hace con medios de contraste para poder mirar el cuerpo humano por dentro. Es un avance gigantesco que ha tenido la medicina y con eso se pueden prevenir enfermedades tan importantes como el cáncer.

Un dato súper interesante es que cada un minuto tres pacientes en el mundo se hacen un examen que utiliza yodo y nosotros estamos felices de ser partícipes en eso porque estamos en este caso ayudando a que la gente tenga una mejor salud. 

Por ejemplo, también el yodo se ocupa en la manufactura de pantallas digitales, en los televisores modernos.

Por su parte, el nitrato de potasio es un fertilizante muy especial, porque es muy soluble. ¿Qué significa eso? Que tú puedes disolver mucha cantidad de fertilizante pero usando poca agua y por lo tanto entonces desde el punto de vista del riego es muy eficiente y eso permite también que los campos puedan producir frutas y hortalizas ocupando menos agua que con tecnologías de riego convencionales.

También te puede interesar:   Juan Andrés Fontaine: “El apetito por invertir en las compañías mineras sigue vivo”

Entonces ahí hay un claro aporte también a ahorrar agua, que claramente hoy día es un tema de preocupación muy relevante. Es decir, nos sentimos parte de hacer una producción de alimentos más sostenible. 

¿Cómo se relaciona Nitratos Yodo con las comunidades que viven cerca de la operación? ¿Nos podría contar sobre las principales iniciativas que llevan a cabo con ellas?

Tenemos muy claro que si queremos seguir desarrollando nuestro negocio tenemos que tener una relación de armonía con las comunidades y los vecinos que viven cerca de nuestras operaciones.

Es por eso que nosotros creemos en proyectos que tengan un valor social compartido. ¿Qué significa eso? Es conversar con la comunidad, es tener un contacto cercano con las comunidades, conversar sobre lo que queremos hacer, pero también entender muy bien cuáles son las necesidades de ellos, cosa que nosotros como empresa no impongamos nada. Nosotros tenemos muy claro que con el diálogo, finalmente los dos mundos ponen encima de la mesa sus propias necesidades y finalmente se pueden llegar a acuerdos de desarrollo.

Estos planes de valor compartido tienen cuatro pilares: desarrollo social, educación y cultura, bienestar y salud y patrimonio. 

Nosotros hoy día tenemos 37 mesas de diálogo con las comunidades y que nos interesa mantener de la mejor manera; creo que en ese sentido estamos haciendo un buen trabajo y creo que vamos por el buen camino.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentará Nitratos Yodo? ¿Cómo piensan abordarlos?

Somos los líderes del mercado y por lo tanto tenemos un compromiso muy importante con nuestros clientes de seguir estando ahí para ofrecer las soluciones que ellos necesitan.

Por otro lado, tenemos un un legado histórico patrimonial sumamente importante que tenemos que conservar y así como el salitre le permitió a Chile estar en las primeras páginas a nivel mundial, hoy día creo que eso también lo estamos haciendo. Somos los primeros en yodo y eso tenemos que mantenerlo.

¿Ahora la pregunta es cómo se hace eso? Y aquí tenemos una serie de desafíos de partida. Creemos en este negocio y hoy día estamos sentando un plan de inversiones sumamente importante. En los próximos dos años vamos a invertir más de 700 millones de dólares para seguir expandiendo nuestra capacidad de producción en nitrato. Tenemos desafíos de sostenibilidad que son muy importantes y en esa materia el cuidado del medio ambiente es vital.

También te puede interesar:   Juan José Ronsecco, de Corproa, destaca la fortaleza de una alianza público-privada para impulsar la inversión y el litio

De hecho, una gran parte de ese plan de inversiones está en la construcción de una tubería de agua de mar, que está en la región de Tarapacá, y que es un proyecto de 900 litros por segundo que nos va a permitir reducir el uso de agua continental.

Por otra parte, el mantenernos competitivos. Al final, hacer negocios en el mundo es cada vez más desafiante. Tenemos cada vez más competidores por distintas razones. A veces hay más presión a los costos. La actividad minera, por definición, va enfrentando retos. Por lo tanto, hay que ser más ingeniosos, meter más tecnología, garantizar la productividad. Y eso, obviamente, siendo compatible con lo que decía antes, con el cuidado del medio ambiente. 

¿Cuáles diría usted que son los desafíos de la industria para los próximos 20 años? 

Yo siento que la minería en particular tiene y tiene un papel muy relevante que jugar en los próximos años. Yo creo que sin minerales es difícil que el mundo se siga desarrollando.

En el mundo está cambiando la energía, está cambiando la salud, está la manera de cómo hacemos los cultivos de alimento y creo que ahí tenemos que tener un rol protagónico, pero lo importante es hacerlo bien.

Nos preocupa el cambio climático, nos preocupa la sequía y creo que debemos hacer negocios que sean compatibles con esas preocupaciones. Yo soy un convencido de que las cosas se pueden hacer en conjunto. No veo ninguna razón para pensar que ser sustentable o sostenible es incompatible con hacer negocio.

Otro desafío que estamos enfrentando como país es el tema de los permisos y los proyectos que se están demorando mucho. Los permisos existen por algo y en este caso los permisos ambientales, por poner un ejemplo, son necesarios para cuidar el patrimonio natural y eso estamos totalmente de acuerdo y es consistente con nuestros valores corporativos.

Sin embargo, hay una oportunidad de hacerlo más rápido. Si no somos capaces de hacerlo más rápido, vamos a perder competitividad, vamos a perder oportunidades de negocio. Y yo creo que es un lujo que Chile no se puede dar, sobre todo porque tenemos habilidad para hacerlo bien. Y en eso yo creo que el país tiene que avanzar.