Debaten sobre cómo la tecnología y la innovación permiten disminuir la brecha de género

Women in Mining Chile (WIM) efectuó un conversatorio para compartir la experiencia de la industria tecnológica, en aumentar la inserción de las mujeres en posiciones de liderazgo de sus empresas.

AIA

«Cómo puede el acceso a la tecnología, como conductor de la innovación, ayudar a minimizar la brecha de género«, fue el tema central del segundo webinar sobre innovación de Women in Mining (WIM) donde participaron Isabel Jofré, del comité de innovación de WIM, junto a Yéssica Cartagena, directora de transformación digital de Microsoft, y Rosy Mendizábal, manager lead development de Amazon.

En la ocasión, Yéssica Cartagena se refirió a las condiciones que siguen estando vigentes y que no permiten que más mujeres accedan a estudiar carreras de la ingeniería, y por ende, que ocupen cargos que hoy están cubiertos mayoritariamente por hombres. “Hay un tema de acceso a la educación en ciencia y tecnología que aún sigue siendo precario, dado que no existen tantas mujeres que sean role model y que incentiven a las chicas a ir por esta área. Por otra parte, siguen existiendo estereotipos donde se piensa que las personas que hacen innovación tienen ciertas características, y que muchas mujeres no las cumplen”, señala.

También te puede interesar:   La minería se pone a la vanguardia de la cuarta revolución industrial

En relación al aporte para disminuir dicha brecha, Rosy Mendizábal señaló que “si bien la Tecnología es una vía, un pilar que nos ayuda a crear formas de crecer, a ser más eficientes, a prestar más y mejores servicios; la Innovación es un cambio de mentalidad a largo plazo que debemos trabajar como sociedad”. 

En tanto, Yéssica Cartagena planteó que «si bien muchas empresas del ámbito tecnológico, especialmente las multinacionales y las startup, han fomentado la paridad de manera significativa los últimos años, falta muchísimo en las empresas pequeñas y medianas. El Foro Económico Mundial dice que con base al ritmo actual de progreso, América Latina y el Caribe cerrará su brecha de género en 69 años. O sea, si bien ha habido avances para alcanzar la paridad, aún falta mucho».

También te puede interesar:   Daniela Céspedes

Hizo hincapié, además, en que cuando se habla de la necesidad que más mujeres participen en la industria tecnológica, «es importante que las que ya estamos en este sector asumamos el deber de hacer comunidad, ser mentoras y ejercer retroalimentación con las diferentes mujeres que conocen el rubro. Debemos mantenernos abiertas a tomar acción y compartir ideas», agregó.