José Miguel Ibáñez, de minera HMC: «Siempre estamos tratando de probar tecnologías nuevas, que permitan hacer rentables las cosas»

El gerente general de Haldeman Mining Company S.A. nos comenta, además, que están haciendo los estudios para presentar hacia el último trimestre de este año, una Declaración de Impacto Ambiental para echar a andar el proyecto Sagasta, en Iquique,.

Haldeman Mining Company S.A. (HMC), es una empresa de la mediana minería chilena que produce cobre y oro. En las regiones de Tarapacá y Antofagasta, respectivamente, cuenta con las faenas Sagasca y Michilla, esta última adquirida en 2016 al grupo Antofagasta Minerals.

En la Región de Coquimbo, en Punitaqui, posee la minera Tambo de Oro, la cual fue distinguida por Sonami -el pasado  Día del Minero- con el Premio San Lorenzo. Aprovechamos esta instancia para conversar con su gerente general, José Miguel Ibáñez, sobre los desafíos y proyectos que enfrenta la compañía.

– ¿Cuáles son las perspectivas para este año y cuáles son los proyectos en los que están abocados?

Básicamente estamos trabajando en dos faenas. En Tambo de Oro, que está en Punitaqui estamos produciendo concentrados de oro con una proporción de cobre, pero básicamente oro. Sacamos concentrados de flotación y concentrados gravitacionales; en total, el equivalente en oro que estamos obteniendo ahí es entre 30.000 y 35.000 oz al año.

Y en la faena Michilla, en Antofagasta…

– Que adquirieron a Antofagasta Minerals hace unos años.

Exacto. Ahí lo que estamos produciendo son cátodos de cobre, entre 20.000 y 24000 tm  de cátodos al año. 

Ahí tenemos presentado un plan de desarrollo, una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) asociada a ese plan de desarrollo, que la estamos tramitando, y que esperamos salga luego, y que nos va a permitir extender la vida de nuestro proceso por muchos años más. En eso estamos abocados en general.

También te puede interesar:   Albemarle y el Centro Nacional de Pilotaje firman alianza para acelerar la innovación en la minería no metálica

– ¿Qué están haciendo, también en materia de innovación, así como en proyectos en materia de sustentabilidad y comunidad?

De partida, en esta faena de Tambo de Oro, no tenemos tranque de relaves. Procesamos sulfuros, pero no llegamos a tener un tranque relave; tenemos una planta de filtros que recupera prácticamente toda el agua. Es un punto de vista ambiental- ecológico; es muy especial.

Es una tecnología que nosotros implementamos hace varios años. Y que ha demostrado ser muy eficiente, especialmente en esta zona, donde convives con  actividad agrícola, entre otras.

En el caso de minera Michilla, cosas atractivas que hacemos desde el punto de vista tecnológico… Por ejemplo, el 40% de la producción que sacamos proviene de re-procesar desechos industriales. Tomamos los ripios de procesos anteriores, que fueron tratados por Antofagasta Minerals hace muchos años y los reprocesamos.

Tomamos también los botaderos y los hacemos pasar por un dispositivo que con visores ópticos va, identificando los colores, selecciona el estéril del mineral. Entonces, eso nos permite subir la ley de botaderos que tienen algo de mineral; o bien en lugares donde tengamos bajas leyes -y no pagan el flete a la planta- podemos instalar uno de estos dispositivos, subir las leyes y transportar solamente lo que justifica el transporte a la  planta.

Otras cosas que nos hemos empeñado en hacer, desde un punto de vista del medio ambiente, es que  hoy día la energía que nosotros utilizamos en las dos faenas es 100% energía eléctrica renovable no convencional.

También te puede interesar:   Juan Esteban Fuentes se integra a Consultora GEM como nuevo Head Business Development

También, como comenté, estamos usando estos mecanismos para reprocesar los botaderos. Y siempre estamos tratando de probar tecnologías nuevas, que nos permitan hacer rentables las cosas

Porque para nosotros, en el segmento de la mediana minería, no es fácil hacer rentable las operaciones; tienes que buscarle un poco más.

En el caso del agua, en general acá (en Tambo de Oro), filtramos y usamos muy poca agua, que es la que se emplea en el make up. Y en el caso de Michilla usamos agua de mar:  lixiviamos con agua salada, es decir ni siquiera le sacamos la sal,  solamente la arena.

Y la única agua que está sometida a un proceso mayor es la que usamos en la planta de extracción por SX-EW, que se potabiliza en una planta de osmosis inversa. Además, la salmuera que sale de esa planta se emplea para evitar el polvo de los caminos.

PROYECTO SAGASCA

– ¿Tienen algún otro proyecto en carpeta mirando la compañía a mediano y largo plazo?

Sí, estamos haciendo todos los estudios para presentar una Declaración de Impacto Ambiental, para echar a andar el proyecto Sagasta, en Iquique. Hemos estado trabajando un tiempo en eso y esperamos presentarlo hacia el último trimestre de este año.

-¿Cuáles son las proyecciones, los números que manejan?

Como es en la mediana minería, los números no son muy importantes, pero esperamos producir ahí unas 15.000 ton al año de cátodos de cobre, por entre 12 a 15 años. Esas fechas uno las pone porque es lo que hoy día uno tiene con sondajes, pero en la medida que va explotando, se van ejecutando más sondajes, así que lo más probable que tenga una vida mayor que esa.

También te puede interesar:   Axel Levêque, CEO de Engie Chile: "Tenemos un compromiso global con el desarrollo del hidrógeno verde"

DOTACIÓN Y PRESENCIA FEMENINA

– ¿Actualmente cuál es la dotación de la compañía?

La dotación de la faena acá en el Tambo de Oro, entre nuestra gente y los contratistas, son sobre las  300 personas. En Michilla, entre 500 y 600 trabajadores..

– ¿Cuánto representa la participación femenina?

Estamos tratando de aumentar lo más posible la dotación femenina. No es fácil, porque dicho transparentemente, hoy en día las mujeres capacitadas, como todos estamos buscando la presencia femenina, cuesta retenerlas.

Muchas veces empresas como la nuestra -de la mediana minería- en la mayoría de los casos tomamos gente sin experiencia, la capacitamos y luego las mineras más grandes vienen y  las levantan, porque ya tiene la experiencia. Nos pasa parecido con las mujeres.

¡Pero estamos decididos! Firmamos una política de inclusión específica para la compañía, que considera lo que estoy diciendo.

– Finalmente y con una mirada más de país ¿Cuáles crees que son los grandes desafíos que enfrenta la industria minera para seguir creciendo?

Lo que para nosotros, y para la industria en general, es muy importante, es el tema de los permisos. Se transforman en una valla que es difícil de estimar porque se van modificando con guías metodológicas los requerimientos; entonces es muy dinámico y está siendo un escollo tanto para la minería en general, como  para la minería mediana en particular.