Marcos Gómez: de AII: «Tenemos una cartera de proyectos que requiere formar más proveedores y mano de obra local»

El gerente de la Asociación de Industriales de Iquique y el Tamarugal, se refirió al impacto que ha tenido en la región el proyecto Quebrada Blanca Fase 2 (QB2), que totaliza US$ 7.750 millones de inversión con una vida útil inicial de 27 años y que tiene un importante potencial de crecimiento futuro.

EntelCorp Hor

Marcos Gómez, gerente de la Asociación de Industriales de Iquique y el Tamarugal, conversó con Minería y Futuro para entregarnos su perspectiva de la industria minera en esa región, donde el desarrollo de proveedores y mano de obra local, es una piedra angular.

Señala que la Asociación, que tiene una trayectoria de más de 33 años «nació originalmente en lo que era la Zona Franca, y con el tiempo hemos incorporado otros ejes productivos importantes de la región, como la minería, la pesca, el turismo y el comercio. No obstante, la minería es la actividad más relevante en nuestro gremio y en la región en general, representando alrededor del 40% del Producto Interno Bruto (PIB)”. 

-¿Cuál es la presencia de la actividad minera en la Región?

También te puede interesar:   Lista encabezada por abogado Jorge Riesco inscribió candidatura para presidir Sonami

En la región de Tarapacá tenemos tanto minería metálica como no metálica. En el caso de la minería metálica, las principales compañías son Collahuasi, Teck (Quebrada Blanca) y BHP con Cerro Colorado, que son de la gran minería. En cuanto a la no metálica, tenemos a SQM, Cosayach, Minera Cordillera y Salinas Punta de Lobos. Principalmente, estos actores son los que conforman el panorama minero de la región, y sus operaciones abarcan desde la extracción de cobre y molibdeno hasta la producción de yodo, salitre y sal.

¿Cuántas personas emplea la minería en la zona?

La minería en la región de Tarapacá da empleo a alrededor de 20.000 personas en contratación directa, y a unas 50.000 en forma indirecta. Esto representa una parte significativa de la fuerza laboral de la región, que ronda las 200.000 personas en total.

¿Cómo ven ustedes el impacto de la operación Quebrada Blanca Fase Dos (QB2)?

QB2 ha tenido un impacto positivo en la región durante estos últimos años. Su fase de implementación y desarrollo ha generado una absorción significativa de mano de obra y ha involucrado a muchas empresas privadas locales. Esto ha sido un impulso importante para la economía local, contribuyendo al dinamismo y desarrollo de la Región, especialmente en términos de habitabilidad y el fortalecimiento de empresas proveedoras.

También te puede interesar:   Mine class presenta radiografía de capacitación online en minería

¿Cómo ha sido el camino para lograr el fortalecimiento de empresas proveedoras?

Son varias las compañías mineras con las que hemos trabajado en proyectos ligados al desarrollo de proveedores locales. Tenemos la plataforma Red Pro Norte, creada específicamente entre los industriales y el proyecto Quebrada Blanca Norte, para poder identificar y cuantificar, cuál es la realidad de los proveedores locales y cuáles son las posibilidades que tenían ellos de entregar sus bienes y servicios a lo que era este proyecto. También tenemos algunos otros proyectos como el Programas de Desarrollo de Proveedores,  donde hemos tenido programas en general y específicos.

-¿Cómo se ve el panorama de proyectos mineros para la región? 

Además de QB2, estamos atentos a futuros proyectos en la región. Hay planes para una fase posterior a QB2, a la que algunos se refieren como QB3. También se contempla la generación de infraestructura para Collahuasi, un proyecto de envergadura similar a QB2. SQM también tiene su proyecto de expansión Tente en el Aire (TEA), en su faena de Nueva Victoria, y Cosayach con la extensión de la vida útil de la Faena Minera Negreiros. En general, con todos estos proyectos, contamos con una cartera de proyectos que requiere formar más proveedores y mano de obra locales.

También te puede interesar:   Sonami celebra 140 años de historia y de aporte a la minería en Chile

-¿Cómo describirías la integración de la región en el contexto de estos proyectos mineros?

La integración regional es un aspecto clave y podría ser mejor. Iquique, con su aeropuerto, es uno de los puntos de entrada y salida más importantes para el movimiento de personas y recursos en la Región. Esto no solo genera empleo a nivel local, sino que también atrae trabajadores y empresas proveedoras de otras regiones. Si bien la integración es buena, nuestro objetivo es crear una masa crítica sólida de empresas y trabajadores locales, para abastecer tanto a los proyectos actuales como a los que se avecinan.