[Opinión] Con Permiso…

Por Jenny Rojas, Vicepresidenta Cámara Minera de Chile.

Luego de intensos cruces de opiniones, exposiciones, declaraciones en la prensa y un sinfín de reclamaciones por fin se anunció una de las reformas más esperadas por parte de los sectores productivos del país. Recientemente el Presidente Boric ha presentado, junto a sus ministros, uno de los resultados del Gabinete Pro Crecimiento y Empleo, en el que se reúne a Hacienda, Minería, Economía, Medio Ambiente, Obras Públicas, entre otras carteras.

Finalmente la reforma a la permisología llegó a través de dos vías principales:  Evaluación Ambiental 2.0 y el Sistema Inteligente de Permisos. 

No lo desconocemos, esto trae esperanza a todos quienes velamos por el crecimiento económico y el desarrollo productivo de nuestro país. Sin embargo, muchos parecen olvidar que esto va más allá de la tramitación de una línea de transmisión o de un proyecto de explotación minera a gran escala, que pueden tardar entre 5 y 10 años en ser aprobados, según datos del Ministerio de Economía. 

Desde la región de Antofagasta vemos con desazón como grandes oportunidades se han visto desaprovechadas por la permisología. Valiosos proyectos, con el potencial de poner a Chile como un gran referente de la innovación, se han visto truncados por las esperas excesivas y la falta de certezas, tanto jurídicas como institucionales. Problemas que, según aseguran desde el Gobierno, deberían ser zanjados. 

También te puede interesar:   [Opinión] Reformar para agilizar la inversión

Rápidamente pienso en un caso: hace aproximadamente dos años, Michelin inició la instalación de su primera planta de reciclaje de neumáticos en el mundo. Esto con la intención de alcanzar las ambiciones de circularidad del grupo, pero también, apoyar al país en el cumplimiento de la ley REP, específicamente en la valorización de neumáticos fuera de uso proveniente de las operaciones mineras. La planta está ubicada en la región de Antofagasta, en un centro logístico ubicado en La Negra. Los equipos tienen una capacidad de procesar 30.000 toneladas al año de neumáticos mineros. 

En agosto del año pasado Michelin finalizó la instalación de la planta, que ya está disponible para atender las necesidades de reciclaje de neumáticos. Pero existe una limitante para que pueda entrar en operación: llevan más de un año esperando resoluciones de funcionarios de la Seremi de Salud. Pero esto es un poco más engorroso: tanto el centro logístico donde está ubicada la planta, así como los proveedores de productos esenciales, como del agua potable, también necesitan de resoluciones de funcionamiento. Una vez obtenidos, Michelin recién podrá continuar con los trámites ante esta SEREMI.

También te puede interesar:   Irene del Real: “Siendo geóloga, me interesa que estemos informados de la importancia de la minería”

Por consecuencia, una noticia de gran avance y aporte a nuestra industria se ve trabada por más rotondas de procesos de trámites.

«Desde la región de Antofagasta vemos con desazón como grandes oportunidades se han visto desaprovechadas por la permisología. Valiosos proyectos, con el potencial de poner a Chile como un gran referente de la innovación, se han visto truncados por las esperas excesivas y la falta de certezas, tanto jurídicas como institucionales».

Una situación similar aqueja a Rudanac Biotec, una startup de base científica tecnológica nacida en Antofagasta. El proyecto desarrolló una solución tecnológica única a nivel mundial, que permite procesar los acero vulcanizados con caucho de forma sustentable y amigable con el medio ambiente. El tratamiento actual de estos residuos es la quema ilegal, lo que genera 23 componentes altamente cancerígenos. 

También te puede interesar:   Director ejecutivo de APRIMIN advierte sobre los riesgos a largo plazo de una carga tributaria alta 

Actualmente dicha tecnología no puede ser aplicada, incluso existiendo varias empresas interesadas, por la falta de respuesta por la Seremi de Salud de Antofagasta. Su tramitación administrativa para adquirir el certificado de valorización de residuos inició en enero de 2023. 

Ambos casos demuestran cómo se detienen avances, se generan pérdidas de oportunidades de empleo y, sobre todo, de tratamientos innovadores que aportan a la sustentabilidad y desarrollo directamente 

Este tipo de situaciones no solo detienen el desarrollo tecnológico y desincentivan nuevos desarrollos, prolongando el valle de la muerte de las startup, sino que también desalienta a las nuevas generaciones a optar por las carreras STEM. Vemos cómo se mantiene un problema latente de carácter ambiental que afecta la salud de las personas, la flora y la fauna autóctona, y mientras no se apruebe una reforma sólida, para solucionar estos problemas aún debemos entrar discretamente, cruzar los dedos y susurrar “con permiso”.