Ximena Amenábar, dirigenta gremial: «La  actividad minera de Andacollo merece atención y respeto, ya que mueve la economía local»

Ximena Amenabar

“Es importante mantener activa a la pequeña minería, ya que da empleo a personas que no califican para la gran minería, pero que han sido mineros toda su vida”, afirma la presidenta de la Asociación Gremial Minera de Andacollo.

EntelCorp Hor

Mencionar el nombre Andacollo, rememora inmediatamente a minería; ¿¡Y cómo no?! Si su nombre proviene de dos palabras de origen colla: “anta” y “colla”, que significan ‘montaña o cerro con demasiado cobre’. Además, desde tiempos pre hispanos, la economía de Andacollo ha dependido de esta actividad; en concreto, de medianas y pequeñas explotaciones de cobre y oro.

Sin embargo, en los últimos años la pequeña minería de esta localidad ha mostrado un decaimiento. Ximena Amenábar, presidenta de la Asociación Gremial Minera de esa zona, señala que obedece a las exigentes regulaciones a las que está sometida el sector.

Ximena conoce bien este mundo, pues tiene toda una tradición familiar ligada a él. Es nieta del empresario Bertrán Amenábar Carvallo, quien fue dueño de la Mina Hermosa. Hoy administra la planta “Las Arenillas” junto a su padre, y preside la Asociación Gremial Minera de Andacollo.

Las Arenillas tiene dos plantas: una de procesamiento de minerales, donde se obtiene oro, y otra de lixiviación, que produce cemento de cobre.

También te puede interesar:   El sector minero se enfrentará a 29 negociaciones colectivas en 2022

¿Desde cuándo administras  la compañía?

Llegué en 2010 para ayudar a mi padre y a mi tío. Luego mi tío murió, y entonces con mayor razón me quedé al lado de mi papá. Antes de eso, era dueña de casa.

¿Cómo ha sido trabajar en este mundo? 

Es un rubro difícil. Es una lucha constante por salir adelante y adecuarse a las exigencias. Sin embargo, como mujer los mineros me han acogido muy bien, ellos mismos me eligieron presidente de la asociación gremial.

¿Toda la familia sigue ligada a la minería?

Somos cuatro hermanos, y sólo mi hermano Francisco y yo nos dedicamos a la minería. Él es dueño de la mina María Violeta, que es una faena de oro subterránea, también en Andacollo.

¿Esta tradición de que los hijos siguieran vinculados a la minería se mantiene aun en Andacollo?

Era usual, ahora cada vez menos. La juventud no tiene interés en la pequeña minería; en gran parte porque realizar esta actividad es muy complicado, debido a las altas exigencias de seguridad y ambientales que tenemos los pequeños mineros. Es una pena, porque quienes han encontrado las grandes minas, son el pequeño minero, el pirquinero, el viejito con la pala. Tu vas a Andacollo y el viejito que está en la esquina conoce más donde están los recursos, que un ingeniero. Se conocen enteros los cerros.

También te puede interesar:   Gonzalo Yun, Endeavor Atacama: "Un emprendimiento de alto impacto, debe estar a la altura de las nuevas exigencias"

– Conociendo la minería desde niña ¿Es muy distinto como se trabaja hoy en comparación a esos años?

Muy distinto. Si bien había seguridad, era mucho más relajado. De hecho, el patio de nosotros era Mina Hermosa, que ahora es de Teck. A mi abuelo le iba muy bien, ahora es otra la realidad. 

DESAFÍOS PARA LA PEQUEÑA MINERÍA

¿Cuáles son los principales problemas que tiene la pequeña minería para su operación?

La normativa es el gran problema. El Plan de Explotación y el Plan de Cierre; es cada vez más complicado obtener los estudios de ingeniería. Al viejo del cerro, que ha trabajado toda su vida en mina, le exigen contratar a un ingeniero que le haga un Plan de Explotación y un Plan de Cierre… Decide trabajar “piola”. 

También te puede interesar:   Jardín infantil Lickan Antay y SQM presentan proyecto educativo que releva la lengua Kunza

Y si bien los precios están buenos, la Empresa Nacional de Minería (Enami) está con dificultades de pago y de entrega de ley.

¿Cuál es tu principal reto, como presidenta de la Asociación Gremial Minera de Andacollo?

La  actividad minera de Andacollo merece atención y respeto ya que mueve la economía local, y eso hay que fomentarlo dándole apoyo a los mineros. Si bien la gran minería tiene sus proveedores, la pequeña minería compra el clavo en el pueblo. Además, la pequeña minería da mano de obra; son muchas las familias que comen gracias a esta actividad. Le da empleo a gente que no califica para la gran minería y que ha trabajado en minería toda su vida.

Es importante mantenerla activa, pero con un real apoyo. 

¿Cuánta gente trabaja en la pequeña minería en la zona de Andacollo?

Es un tema difícil de hablar, porque hay mucha minería ilegal. Hoy sobre todo, que los precios están buenos y al mismo tiempo, con una exigente normativa, se vuelve cada vez más difícil regularizar esta actividad.