Codelco cierra primer semestre con 329 millones de dólares de excedentes

Codelco anunció que durante el primer semestre aportó 770 millones dólares al fisco, un 6% por sobre lo comprometido con el Ministerio de Hacienda, que reportó excedentes por 329 millones y un Ebitda de US$ 1.775 millones. Los resultados de los últimos tres meses sufrieron el impacto de la caída en el precio de realización del cobre de 19% en relación con el primer trimestre y la baja en el precio del molibdeno, de 36% en igual período, lo que fue parcialmente compensado por una mejora en los costos directos de cerca de 8%.

EntelCorp Hor

Las condiciones operacionales y los retrasos en los proyectos llevaron a registrar entre enero y junio una producción de 633 mil toneladas de cobre, con una caída de 14% en relación con el mismo período en 2022. La producción total, sumadas las coligadas El Abra y Anglo American Sur, alcanzó a 684 mil toneladas.

La menor producción se debió a menores leyes de alimentación de mineral a la planta de Chuquicamata, que recibió una mayor contribución de mineral de Radomiro Tomic para compensar la disminución de mineral desde el rajo. El mayor aporte desde la mina subterránea, que en este período aumentó 31%, mejorará las leyes de alimentación. También hubo una menor producción en Ministro Hales, que tuvo que alimentar su planta con mineral de stock de baja ley mientras se accede a nuevas áreas de mineral fresco; y en Gabriela Mistral, por cambios en la secuencia de extracción que afectó el primer trimestre de este año; y en Salvador, por el atraso del proyecto Rajo Inca que comenzará a operar en 2024. En tanto Andina y El Teniente realizaron sus mantenciones mayores anuales en este periodo y fueron afectadas por el evento climático de fines de junio que impactó a la zona central del país.

También te puede interesar:   Minería y Futuro recibió reconocimiento de Sonami por su aporte al sector

Los costos directos (C1) crecieron 41,3% este semestre respecto de los primeros seis meses de 2022 por menores leyes de mineral, que implicó menor producción de ​cobre y el uso de inventarios; ​los mayores costos de operación, una menor venta de subproductos, además del impacto por el incremento del IPC y la caída del tipo de cambio sobre las remuneraciones y los contratos en moneda nacional. Lo anterior fue compensado, en parte, por el incremento del precio de molibdeno.​ El costo neto a cátodo (C3), en tanto, subió 51,4%, por las mismas razones que el C1, a las que se suman el impacto negativo de la variación de activos y pasivos en pesos y los mayores gastos no operacionales.

También te puede interesar:   María Cristina Betancour aborda los retos del sistema de permisos en la minería

La caída de los excedentes respecto del mismo período de 2022 se explica por un menor volumen de ventas (11%), debido a la menor producción de cobre propio (14%); una caída de 3% en el precio de realización de ventas de cobre con respecto a igual periodo del año anterior —390,2 centavos de dólar la libra (c/lb) versus 402,6 c/lb—, y el incremento en los costos de venta, asociado a la variación de los costos de producción.

El Ebitda llegó a US$ 1.775 millones, con un margen de 21% y una diferencia de 53,3% en relación al año anterior (US$ 3.805), afectado por similares razones que los excedentes.

También te puede interesar:   Julio Aranis, de consultora Empírica: Los ejecutivos mineros deben volver a mirar en detalle la geociencia

Ajuste en proyección

El lunes 24 de julio a las 04:24 horas, en División El Teniente ocurrió un estallido de roca que liberó gran cantidad de energía y que afectó las instalaciones. Debido a los daños, su producción será impactada en el segundo semestre y se analizarán alternativas de extracción que puedan mitigar el efecto en el abastecimiento de mineral. Esta situación más las disrupciones ocurridas el primer semestre, implica un ajuste a la baja en el pronóstico de producción de cobre anual al rango aproximado entre 1 millón 310 mil toneladas métricas finas y 1 millón 350 mil toneladas métricas finas. Esto, en un año que marca el piso en la curva de producción de la compañía en la década.