Mineras e ICMM asumen compromiso de cinco puntos para reforzar la producción responsable de cobre

Estos esfuerzos apuntan a promover la salud, la diversidad y la resiliencia de especies, ecosistemas y procesos naturales con metas a 2030. Asimismo, buscan reforzar las iniciativas que la industria minera y sus principales actores ya se encuentran impulsando.

Las principales compañías mineras y de metales del mundo se han comprometido a tomar medidas urgentes para apoyar un futuro positivo para la naturaleza, con metas para 2030. El anuncio lo hizo Rohitesh Dhawan, presidente y director ejecutivo del Consejo Internacional de Minería y Metales, ICMM, en el marco de un encuentro internacional de la Iniciativa Nature Positive realizado hace unos días en Davos, Suiza.

Estos esfuerzos apuntan a promover la salud, la diversidad y la resiliencia de especies, ecosistemas y procesos naturales. 

“Dado que los minerales y metales producidos responsablemente desempeñan un papel fundamental en el avance de los objetivos globales de desarrollo sostenible, los miembros del ICMM -que representan un tercio de la industria mundial- han prometido que satisfacer esta demanda de materiales críticos no debe hacerse a expensas de la Naturaleza”, subrayaron desde este organismo.

Los nuevos compromisos del ICMM establecen un plan de cinco puntos tendientes a garantizar este objetivo:

  • Proteger y conservar áreas prístinas del entorno natural: no realizar minería ni exploración en sitios del Patrimonio Mundial y respetar todas las áreas protegidas legalmente designadas.
  • Detener la pérdida de biodiversidad en las operaciones: Evitar la pérdida neta de biodiversidad en todos los sitios mineros, con respecto a una línea de base que considera 2020.
  • Colaborar a lo largo de las cadenas de valor: desarrollar iniciativas y asociaciones que detengan y reviertan la pérdida de naturaleza a lo largo de las cadenas de suministro y distribución.
  • Restaurar y mejorar los paisajes: alrededor de las operaciones a través de asociaciones locales, incluso con pueblos indígenas, pueblos conectados a la tierra y comunidades locales.
  • Catalizar un cambio más amplio: actuar para cambiar los procesos y/o acciones que tengan impacto en la pérdida de la naturaleza, así como fomentar oportunidades para su recuperación.
También te puede interesar:   Camino a la pospandemia: ¿Qué desafíos enfrentan las mineras en Latinoamérica?

SUSTENTABILIDAD MADE IN CHILE: CASOS PRÁCTICOS

En cuanto a experiencias concretas dentro de los ejes mencionados, Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals y también actual presidente del consejo directivo del ICMM señaló que este grupo minero, en el caso de Minera Los Pelambres, por ejemplo, está reforestando con especies nativas y la protección de áreas ricas en biodiversidad, que representan siete veces la superficie utilizada por esta operación minera. “Se trata de casi 27.000 hectáreas de terreno de alto valor ambiental y social, incluyendo cuatro Santuarios de la Naturaleza protegidos por ley”, afirmó( mira esta reflexión que el CEO compartió por LinkedIn)

Otro ejemplo a nivel local es la reciente conformación de la primera “Mesa de Trazabilidad de Emisiones de Alcance 3” para la industria del cobre. Uno de sus principales objetivos será la homologación de estándares y metodologías existentes, para seguir avanzando en la reducción de su huella de carbono a lo largo de toda la cadena de valor. 

También te puede interesar:   Sonami proyecta un crecimiento sectorial de 5% para 2024

En este caso, las compañías Anglo American, Antofagasta Minerals, BHP, Codelco, Freeport-McMoRan, Glencore y Teck se han unido al alero de la Corporación Alta Ley, para impulsar esta iniciativa, que involucra a los proveedores del sector.

Específicamente desde uno de sus participantes, BHP, Pedro Correa, su Vicepresidente de Proyectos, puntualiza en esta entrevista (👉 acá) que el cobre  va a ser esencial para los objetivos de enfrentar el cambio climático. “Necesitamos más cobre. La descarbonización viene por la electrificación (…) De hecho, el gran desafío que tenemos las mineras hoy día es cómo vamos a inducir mayor producción en el futuro, pero metal producido de forma responsable; es decir, que es obtenido medioambientalmente de manera amigable; con agua no continental, sino que desalada (del mar) y basado en energías limpias. Ese es el cobre que queremos producir”, explica.

De hecho, señala que BHP asumió el compromiso público de mantener al menos 30% de la tierra y agua bajo su tutela en acciones de conservación, restauración o prácticas regenerativas para 2030.

Desde Teck, Amparo Cornejo, VP Sudamérica, ejemplifica en esta 👉 nota video, que para el desarrollo de su más reciente proyecto, QB2 se propusieron establecer un relacionamiento de largo plazo con el entorno: “Es así como hoy día tenemos 17 acuerdos con las comunidades indígenas que están el área cercana, y también con los pescadores que se encuentran en las proximidades de nuestro puerto”.

También te puede interesar:   Nuevos directores de Cámara Minera de Chile elegirán próximo lunes directiva 2022-2024

Anglo American también está implementando una serie de soluciones para reforzar la producción responsable de cobre. “Nos hemos propuesto alcanzar la meta de naturaleza positivo a 2030, y uno de los caminos que estamos siguiendo para lograr este objetivo es la conservación del Santuario de la Naturaleza Los Nogales (en la zona cordillerana de la Región Metropolitana) y reforestaciones en el área de influencia de las operaciones”, dijo el VP de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Anglo American, Juan Pablo Schaeffer.

Asimismo, un ejemplo concreto de las innovaciones que está impulsando esta compañía es el primer proyecto de Carbono Azul que se realiza en el país. Esta iniciativa, desarrollada junto a Fundación Chile, con el apoyo del centro de innovación acuícola AquaPacífico y la Universidad Andrés Bello, consiste en el cultivo de especies de macroalgas que tienen una capacidad potencial de absorción de emisiones de carbono cincuenta veces más potente que algunos ecosistemas terrestres. De este modo, desde la minera informaron que podrían compensar “de manera voluntaria emisiones de CO2 que no son posibles de eliminar mediante la tecnología existente en la actualidad (ver reportaje)».