Webinar de ImetChile abordó la importancia de los gemelos digitales en la productividad minera

En el conversatorio organizado por la Asociación de Ingenieros Metalúrgicos, ImetChile, “Gemelos digitales en concentración de minerales”, el Dr. Osvaldo Bascur, PhD en Ingeniería Mineral e Ingeniería Metalúrgica, abordó el rol de los modelos predictivos en la minería de baja ley.

«El gemelo es un homólogo de lo que está pasando en la planta, desde la mina hasta el tratamiento de relaves. Todas las variables se transforman en información para desarrollar modelos predictivos en la flotación; en la molienda y en la recuperación de agua; en los espesadores y los tranques de relaves. De esta manera, podemos ver cómo se están interrelacionando las variables y cómo están correlacionadas para lograr una continuidad operacional superior a la que ofrece el trabajo en silos», explicó el especialista.

Los gemelos digitales se han aplicado desde la generación eléctrica en ENDESA (Chile) hasta la minería en AAM (Quebec, Canadá), para clasificar los eventos que ocurren en la minera y hacer un diagnóstico gracias a los modelos predictivos, que permiten solucionar inconvenientes en la operación minera. «El problema que tenemos es la cantidad de agua que se necesita para procesar estos minerales de baja ley, sobre todo, por la enorme cantidad de energía que se necesita para los molinos. Para cada tonelada de mineral se necesita mucha agua cuando la ley no es la óptima, debido a que lo que se muele es, principalmente, roca», precisó el ingeniero metalúrgico.

También te puede interesar:   Estudiantes de la Región de Antofagasta comenzaron sus prácticas en Minera El Abra

Otra situación preocupante para el especialista es la falta de estandarización en los equipos al interior de la minera. «Cada uno trabaja con hojas de cálculos y no lo hace de manera uniforme. Los modelos deben trabajarse en forma estandarizada, con datos en tiempo real validados.  Cuando eso se logra, se genera un cambio radical», aseguró Osvaldo Bascur.

El gemelo digital toma los datos operacionales y los aplica a un contexto, gracias a un diagrama de flujo que favorece el análisis de los datos y la funcionalidad de los algoritmos. «Para este trabajo no se precisa de un ingeniero informático, sino de un ingeniero metalúrgico capaz de sintonizar los modelos para tomar mejores decisiones y de innovar colaborando con los distintos equipos. De esa manera, se van mejorando los sistemas de molienda, flotación y espesaje que tenemos desde hace más de 50 años”, explicó el especialista convocado por IMetChile.

También te puede interesar:   Imacec minero anotó caída de 8,5% en marzo arrastrando al indicador general económico

En un contexto de cambio climático recursos como el hídrico se deben administrar con eficiencia y la tecnología contribuye a ese propósito. No toma más de tres meses dejar sintonizada la planta. Todo se puede implementar muy rápido y los modelos híbridos funcionan muy bien, debido a la experiencia y los simuladores.

El gemelo digital permite coordinar las operaciones en forma integral y manejar las distribuciones de tamaños para maximizar la flotación de cobre, dentro de los límites aceptables para las celdas de flotación que tenga la planta y la floculación de las partículas para espesar el mineral y recuperar agua en los espesadores de relaves.

Becas para estudiantes

También te puede interesar:   CMP y Acústica Marina avanzan en la implementación de boyas hidroacústicas

En la ocasión, el director de IMetChile Patricio Rodríguez anunció la entrega de diez becas para estudiantes de metalurgia y fueron entregadas por la presidenta de la asociación Roxana Uribe, el vicepresidente Miguel Ángel Durán y los representantes de la Comisión de Becas y Beneficios del gremio, Gonzalo Ulloa y Cristián Caro.

En el proceso de postulación participaron más de 170 estudiantes de todo el país y fueron seleccionados 10 en total, que pertenecen a la Universidad de Concepción (UdeC), Universidad de Santiago de Chile (USACH), la Universidad Católica del Norte (UCN), la Universidad Andrés Bello (UNAB), la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) y la Universidad de Atacama (UDA).