[Video|nota] Autoridades y representantes del mundo minero y social de Antofagasta se comprometen con estrategia para potenciar el territorio

En el marco de la Estrategia Minera para el Bienestar de la Región de Antofagasta, EMRA 2023-2050, se firmó el lienzo ‘’Nuevo Pacto Social’’, que marca el inicio de un trabajo conjunto y colaborativo, bajo 20 acuerdos y directrices. 

En la explanada del Monumento Ruinas de Huanchaca, y con la presencia de autoridades y representantes públicos, privados, de las comunidades, universidades y de la sociedad civil de la Región de Antofagasta, se realizó la firma de los acuerdos transversales alcanzados en el marco de la Estrategia Minera para el Bienestar de la Región de Antofagasta, EMRA 2023-2050.

La ceremonia incluyó el lanzamiento de los resultados del Caso de Estudio en el contexto del Programa de Regiones y Ciudades Mineras de la OECD – que contó con la colaboración con la Universidad Católica del Norte (UCN) -, y la firma simbólica de los acuerdos transversales alcanzados por el Gobierno Regional y los principales actores de esa Región; además de proporcionar las directrices para una estrategia minera regional destinada a potenciar el territorio, que se resume en 20 acuerdos (descarga acá el resumen ejecutivo del estudio preparado por OECD)

Este relevante hito estuvo encabezado por las ministras de Minería, Aurora Williams, y del Interior, Carolina Tohá, quien dijo que lo realizado en la región de Antofagasta es ejemplar, en el sentido de levantar desde el territorio una mirada que incorpora a los distintos actores de la zona.

También te puede interesar:   CAP es reconocida como la tercera siderúrgica más sostenible del mundo por S&P Global Sustainability Yearbook

“Antofagasta, como ciudad y región, es la capital minera de Chile y del mundo, y se piensa a sí misma -estratégica e integralmente- en cómo ocupar este producto para el bienestar de su comunidad, cómo hacerlo de manera sustentable y maximizando el provecho que podemos tener como sociedad, pero también preservando el provecho de las generaciones futuras”, subrayó.

En tanto, la ministra de Minería, Aurora Williams, valoró este acuerdo único a nivel nacional, junto con señalar que no va a existir una minería 4.0 sin una base social sólida. “Esta experiencia que nos están presentando -que es la estrategia minera para generar bienestar en la región de Antofagasta-, es la gran oportunidad de mirar en forma optimista el hecho de que podemos resolver nuestros temas en base a una industria virtuosa y necesaria para el mundo”.

Durante la jornada, el gobernador de Antofagasta, Ricardo Díaz Cortés, presentó los elementos claves que, a partir del estudio de la OECD, se esperan incorporar y aplicar en la implementación de la Estrategia Minera para el Bienestar de la Región de Antofagasta 2023-2050.

También te puede interesar:   Abogada Loreto Pelegrí explica 8 aspectos clave de nuevo royalty minero

“En esta región, ambientalistas, mineros, gente de la academia, alcaldes, representantes de la sociedad civil y pueblos originarios fuimos capaces, con todas las diferencias que tenemos, de darnos la oportunidad de conversar y de soñar con un futuro distinto”, sostuvo.

Mira el video con lo que fue parte de esta ceremonia 👇👇👇

NUEVO PACTO SOCIAL

En la ocasión tuvo lugar la firma simbólica de los acuerdos transversales alcanzados en distintas dimensiones por el Gobierno Regional, con el sector minero y las comunidades, lo que -destacaron- marca un punto de partida para la futura gobernanza que la región de Antofagasta busca establecer, con el objetivo de promover una minería más sostenible que contribuya al bienestar en la zona. 

Para ello, representantes de todos los sectores firmaron el lienzo ‘’Nuevo Pacto Social’’, que marca solo el inicio de un trabajo conjunto y colaborativo a futuro, bajo 20 acuerdos y directrices -que el Consejo Regional de Antofagasta debe validar y ratificar-, los cuales se asocian a cuatro dimensiones:

  • La dimensión ambiental incluye aspectos como transición para una minería más sustentable; transición hídrica: reducción del uso de agua continental; transición energética: uso de energías renovables e hidrógeno solar; reducción de gases de efecto invernadero; reducción de generación de residuos de aire, tierra y agua; compromiso por la biodiversidad y la conservación del capital natural y su recuperación; y la transparencia en los sistemas de monitoreo ambiental.
  • En la dimensión social se establece: educación de calidad para desarrollar oportunidades, contribuir al desarrollo de ciudades sustentables, aumento de la participación laboral femenina en la industria minera, y contribuir al desarrollo sustentable de las comunidades locales.
  • La dimensión económica considera el compromiso regional por una minería competitiva e innovadora con estándares de clase mundial, fortalecer la participación de proveedores locales en la cadena de valor de la minería, desarrollo de logística e infraestructura común, y fortalecimiento de alianzas con universidades regionales en innovación y tecnología.
  • En tanto, la dimensión institucional incluye desarrollo de una institucionalidad pública regional sólida y coordinada, fortalecimiento de recursos y capacidades en el ámbito público regional, y fortalecimiento de la institucionalidad para la innovación y la productividad.
También te puede interesar:   Marcos Lima: "Es tarea de todos, convencer a los chilenos del valor que tiene la minería"